Bailarina verde

4 comentarios sobre “Bailarina verde

  1. “En mis sueños, nada es imposible…”

    Cuando quiero engañar a mi corazón
    viajo a mi mundo de fantasías,
    lo dejo revivir de la ilusión
    recordando cuando me sentía viva.
    Me siento flotando en el aire
    me visten las nubes, el sol,
    y el aire me trae tu perfume.
    Bailo saltando entre algodones
    percibo la suavidad de tu piel
    tengo el cielo entero que me rodea
    para sentirme un pájaro libre que vuela…

    Y mientras despliego mis alas,
    me veo ahí abajo. Sí, allá; en la tierra.
    Me puedo ver.
    Puedo ver cómo el pasado fue tan triste.
    Cómo no pude evitar romper mis cadenas,
    cuántas noches dejaron de ser serenas.
    ¡Cuántas lágrimas empaparon mi almohada!
    Cuántas madrugadas desesperada, derrumbada.

    Se acerca una tormenta,
    evita que pueda bailar entre nubes de colores y destellos de luz,
    mis recuerdos tormentosos me persiguen.
    Entonces, sé lo que debo hacer. Lo sé y siento que es imposible.
    Dejar atrás lo que duele, lo que ya no puedo cambiar.

    Me escapo de ese lugar donde las nubes negras y rabiosas
    no me dejan disfrutar del mundo mágico que me trae felicidad.
    Mis piernas corren deprisa, salto desplazándolas como una gacela
    y voy sintiendo como mi palpitar acelerado entra en calma.
    De a poco, me reciben las nubes blancas
    entre ellas juegan a formar una pendiente,
    me invitan a un lugar multicolor.
    Lo puedo ver mientras desciendo, es el mar azulado
    que viste el paisaje lleno de flores vivas y radiantes.
    Puedo oler la frescura del pasto silvestre
    mis pies caminan sobre ese colchón verde.
    Mi ropa está rasgada, sin brillo; la tormenta se llevó su belleza.

    Entro desnuda al cálido mar, me regala las olas para jugar…
    ¡Bailo, río, canto! ¡Me devuelve la libertad!
    Me voy vistiendo con ellas,
    con las hierbas que crecen desde la profundidad.
    Caen pompas pequeñas del cielo,
    toda la naturaleza está a mis pies.
    Nada es imposible, me muestran que mi corazón puede cicatrizar,
    que la felicidad vuelve, sin prisa, de a poco, pero vuelve…
    Caigo rendida pero fuerte a la orilla de la playa,
    revivo con su aire, con su luz, con su paisaje;
    con su manto que me envuelve de calma…
    Dormida, espero el próximo sueño que libere mi alma.

    Hermosa acuarela mi almita♥

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s